1. Al maestro de coro. Según "la de Gat". Salmo de los hijos de Coré

2. ¡Qué hermosa es tu morada, Señor omnipotente!

3. Mi alma suspira y desfallece por los atrios del Señor, mi corazón y mi carne se entusiasman en busca del Dios vivo.

4. Hasta el gorrión ha encontrado una casa y la golondrina un nido donde poner sus polluelos: tus altares, Señor omnipotente, rey mío y Dios mío.

5. Dichosos los que viven en tu casa y están siempre alabándote;

6. dichoso el hombre que tiene en ti su fortaleza y lleva en su corazón tus caminos.

7. Al pasar por el valle de las balsameras, lo convertirán en manantiales, y las lluvias otoñales lo llenarán de bendiciones.

8. Marcharán con ánimo creciente, verán al Dios de los dioses en Sión.

9. Señor, Dios omnipotente, escucha mi plegaria; atiéndeme, oh Dios de Jacob;

10. oh Dios, contempla nuestro escudo, fíjate en el rostro de tu ungido.

11. Un día en tus atrios vale más que mil: prefiero estar en el umbral de la casa de mi Dios a vivir en la casa del malvado.

12. Dios, el Señor, es un sol y un escudo, el Señor da la gracia y la gloria; no niega bien alguno al que procede rectamente.

13. Señor omnipotente, dichoso el hombre que confía en ti.




Livros sugeridos



“A mulher forte é a que tem temor de Deus, a que mesmo à custa de sacrifício faz a vontade de Deus.” São Padre Pio de Pietrelcina