1. Palabras de Qohélet, hijo de David, rey de Jerusalén.

2. Vanidad de vanidades, dice Qohélet. Vanidad de vanidades; todo es vanidad.

3. ¿Qué provecho saca el hombre de todo el trabajo con que se afana bajo el sol?

4. Una generación pasa y otra generación viene, y la tierra subsiste siempre.

5. El sol sale y se pone, y se apresura a su lugar, de donde vuelve a salir.

6. Sopla el viento hacia el sur, y luego gira hacia el norte; y gira, gira, y retorna sobre su recorrido el viento.

7. Todos los ríos van al mar, y la mar no se llena; al lugar donde van los ríos, allí mismo vuelven a ir.

8. Es indecible lo que aburren las cosas; no se sacia el ojo de ver, ni el oído se harta de oír.

9. Lo que fue, eso mismo será; y lo que se hizo, eso mismo se hará; no hay nada nuevo bajo el sol.

10. Si hay una cosa de la que dicen: "Mira, esto es nuevo", esa cosa existió ya en los siglos que nos precedieron.

11. No hay recuerdo de las cosas pasadas; ni de las futuras tampoco habrá recuerdo entre los que serán después.

12. Yo, Qohélet, he sido rey de Israel en Jerusalén.

13. Consagré mi corazón a investigar y a observar con sabiduría todo lo que se hace bajo los cielos. Es ésta una penosa ocupación, que Dios ha dado a los hijos del hombre para que trabajen en ella.

14. He visto todo lo que se hace bajo el sol, y he aquí que todo es vanidad y dar caza al viento.

15. Lo que es torcido no puede enderezarse; lo que falta no se puede contar.

16. Yo me dije en mi corazón: "He aquí que he adquirido una gran sabiduría, mayor que todos los que me precedieron en Jerusalén, y mi corazón posee mucha sabiduría y ciencia".

17. Me dediqué a conocer la sabiduría y la ciencia, la locura y la necedad, y comprendí que también eso es dar caza al viento.

18. Porque cuanta más sabiduría, más pesadumbre; y cuanta más ciencia, más dolor.




Visite nossa livraria



“Quanto maiores forem os dons, maior deve ser sua humildade, lembrando de que tudo lhe foi dado como empréstimo.” São Padre Pio de Pietrelcina