1. Salmo. De Asaf. Dios se levanta en la asamblea divina, en medio de los dioses juzga:

2. «¿Hasta cuándo juzgaréis inicuamente, y haréis acepción de los impíos?

3. Juzgad en favor del débil y del huérfano, al humilde, al indigente haced justicia;

4. al débil y al pobre liberad, de la mano de los impíos arrancadle!»

5. No saben ni comprenden; caminan en tinieblas, todos los cimientos de la tierra vacilan.

6. Yo había dicho: «¡Vosotros, dioses sois, todos vosotros, hijos del Altísimo!»

7. Mas ahora, como el hombre moriréis, como uno solo caeréis, príncipes.

8. ¡Alzate, oh Dios, juzga a la tierra, pues tú eres el señor de todas las naciones!




“No tumulto das paixões terrenas e das adversidades, surge a grande esperança da misericórdia inexorável de Deus. Corramos confiantes ao tribunal da penitência onde Ele, com ansiedade paterna, espera-nos a todo instante.” São Padre Pio de Pietrelcina