1. Canción de las subidas A ti levanto mis ojos, a ti que habitas en el cielo.

2. Como están los ojos del esclavo fijos en su señor, como están los ojos de la esclava fijos en su señora, así están nuestros ojos fijos en el Señor, nuestro Dios, hasta que se compadezca de nosotros.

3. Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de nosotros, que estamos hartos de tanto desprecio;

4. estamos hartos de las burlas de los ricos y del desprecio de los orgullosos.



Livros sugeridos


“Para consolar uma alma na sua dor, mostre-lhe todo o bem que ela ainda pode fazer.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.