1. Canción de las subidas A ti levanto mis ojos, a ti que habitas en el cielo.

2. Como están los ojos del esclavo fijos en su señor, como están los ojos de la esclava fijos en su señora, así están nuestros ojos fijos en el Señor, nuestro Dios, hasta que se compadezca de nosotros.

3. Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de nosotros, que estamos hartos de tanto desprecio;

4. estamos hartos de las burlas de los ricos y del desprecio de los orgullosos.





“Se quisermos colher é necessário não só semear, mas espalhar as sementes num bom campo. Quando as sementes se tornarem plantas, devemos cuidá-las para que as novas plantas não sejam sufocadas pelas ervas daninhas.” São Padre Pio de Pietrelcina