1. Del maestro de coro. Cántico. Salmo. Aclamad a Dios, la tierra toda,

2. salmodiad a la gloria de su nombre, rendidle el honor de su alabanza,

3. decid a Dios: ¡Qué terribles tus obras! Por la grandeza de tu fuerza, tus enemigos vienen a adularte;

4. toda la tierra se postra ante ti, y salmodia para ti, a tu nombre salmodia.

5. Venid y ved las obras de Dios, temible en sus gestas por los hijos de Adán:

6. él convirtió el mar en tierra firme, el río fue cruzado a pie. Allí, nuestra alegría en él,

7. que por su poder domina para siempre. Sus ojos vigilan las naciones, no se alcen los rebeldes contra él.

8. Pueblos, bendecid a nuestro Dios, haced que se oiga la voz de su alabanza,

9. él, que devuelve nuestra alma a la vida, y no deja que vacilen nuestros pies.

10. Tú nos probaste, oh Dios, nos purgaste, cual se purga la plata;

11. nos prendiste en la red, pusiste una correa a nuestros lomos,

12. dejaste que un cualquiera a nuestra cabeza cabalgara, por el fuego y el agua atravesamos; mas luego nos sacaste para cobrar aliento.

13. Con holocaustos entraré en tu Casa, te cumpliré mis votos,

14. los que abrieron mis labios, los que en la angustia pronunció mi boca.

15. Te ofreceré pingües holocaustos, con el sahumerio de carneros, sacrificaré bueyes y cabritos.

16. Venid a oír y os contaré, vosotros todos los que teméis a Dios, lo que él ha hecho por mí.

17. A él gritó mi boca, la alabanza ya en mi lengua.

18. Si yo en mi corazón hubiera visto iniquidad, el Señor no me habría escuchado.

19. Pero Dios me ha escuchado, atento a la voz de mi oración.

20. ¡Bendito sea Dios, que no ha rechazado mi oración ni su amor me ha retirado!



Livros sugeridos


“Que Jesus o mergulhe no esplendor da Sua imortal juventude.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.