2. ¡Qué amables son tus moradas, Señor Sabaot!

3. Mi alma suspira y hasta languidece por los atrios del Señor; mi corazón y mi carne gritan de alegría al Dios que vive.

4. Hasta el pajarillo encuentra casa, y la alondra un nido, donde dejar sus polluelos: cerca de tus altares, Señor Sabaot, ¡oh mi Rey y mi Dios!

5. Felices los que habitan en tu casa, se quedarán allí para alabarte.

6. Dichosos los hombres cuya fuerza eres tú y que gustan de subir hasta ti.

7. Al pasar por el valle de los Sauces, beben allí de la fuente ya bendita por las primeras lluvias;

8. pasan por las murallas una a una, hasta presentarse a Dios en Sión.

9. ¡Oh Señor, Dios Sabaot, escucha mi plegaria, oye con atención, Dios de Jacob!

10. Mira, oh Dios, nuestro escudo, contempla la cara de tu ungido.

11. Vale por mil un día en tus atrios, y prefiero quedarme en el umbral, delante de la casa de mi Dios antes que compartir la casa del malvado.

12. El Señor es un baluarte y un escudo, el Señor dará la gracia y la gloria a los que marchan rectamente: ninguna bendición les negará.

13. ¡Oh Señor Sabaot, feliz el que confía en ti!



Livros sugeridos


“Caminhe com alegria e com o coração o mais sincero e aberto que puder. E quando não conseguir manter esta santa alegria, ao menos não perca nunca o valor e a confiança em Deus.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.