1. La ciudad que fundó en los montes santos,

2. las puertas de Sión, ama el Señor más que todas las moradas de Jacob.

3. De ti se dicen cosas admirables, ciudad de Dios.

4. Hablamos entre amigos de Egipto y Babilonia, luego, de Tiro, Filistea y Etiopía: tal y cual han nacido aquí o allá.

5. Mas de Sión se dirá: "Es la madre, porque en ella todos han nacido y quien la fundó es el Altísimo".

6. El Señor inscribe a los pueblos en el registro: "Este en ella nació, éste también".

7. Mientras tanto en ti todos se alegran con cantos y con bailes.





“Subamos sem nos cansarmos, sob a celeste vista do Salvador. Distanciemo-nos das afeições terrenas. Despojemo-nos do homem velho e vistamo-nos do homem novo. Aspiremos à felicidade que nos está reservada.” São Padre Pio de Pietrelcina