2. ¡Cuando llamo, respóndeme, Dios mi defensor! En la angustia tú me has dado sosiego: ten compasión de mí y escucha mi oración.

3. ¿Hasta cuándo, señores, no querrán entender? ¿Por qué aman la falsedad y buscan la mentira?

4. Sepan que por mí maravillas hace el Señor, tan pronto como lo llamo, él me escucha.

5. Si tienen rabia, no se arriesguen, guárdenlo para ustedes, en la cama, y quédense luego callados.

6. Según la ley ofrezcan sacrificios y pongan su confianza en el Señor.

7. Muchos dicen: "¿Quién nos hará ver la dicha? ¡Muéstranos, Señor, tu rostro alegre!"

8. Que rebosen de trigo y vino, más alegría das tú a mi corazón.

9. En paz me acuesto y en seguida me duermo, pues tú sólo, Señor, me das seguridad.



Livros sugeridos


“Nunca vá se deitar sem antes examinar a sua consciência sobre o dia que passou. Enderece todos os seus pensamentos a Deus, consagre-lhe todo o seu ser e também todos os seus irmãos. Ofereça à glória de Deus o repouso que você vai iniciar e não esqueça do seu Anjo da Guarda que está sempre com você.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.