2. ¡Cuando llamo, respóndeme, Dios mi defensor! En la angustia tú me has dado sosiego: ten compasión de mí y escucha mi oración.

3. ¿Hasta cuándo, señores, no querrán entender? ¿Por qué aman la falsedad y buscan la mentira?

4. Sepan que por mí maravillas hace el Señor, tan pronto como lo llamo, él me escucha.

5. Si tienen rabia, no se arriesguen, guárdenlo para ustedes, en la cama, y quédense luego callados.

6. Según la ley ofrezcan sacrificios y pongan su confianza en el Señor.

7. Muchos dicen: "¿Quién nos hará ver la dicha? ¡Muéstranos, Señor, tu rostro alegre!"

8. Que rebosen de trigo y vino, más alegría das tú a mi corazón.

9. En paz me acuesto y en seguida me duermo, pues tú sólo, Señor, me das seguridad.





Uma filha espiritual perguntou a Padre Pio: “O Senhor cura tantas pessoas, por que não cura esta sua filha espiritual?” Padre Pio respondeu-lhe em voz baixa: “E não nos oferecemos a Deus?” São Padre Pio de Pietrelcina