1. Canción de las subidas. Hacia Yahveh, cuando en angustias me encontraba, clamé, y él me respondió.

2. ¡Yahveh, libra mi alma del labio mentiroso, de la lengua tramposa!

3. ¿Qué te dará y qué te añadirá, lengua tramposa?

4. ¡Flechas de guerrero afiladas con brasas de retama!

5. ¡Qué desgracia para mí vivir en Mések, morar en las tiendas de Quedar!

6. Harto ha vivido ya mi alma con los que odian la paz.

7. Que si yo hablo de paz, ellos prefieren guerra.





“Tenhamos sempre horror ao pecado mortal e nunca deixemos de caminhar na estrada da santa eternidade.” São Padre Pio de Pietrelcina