Tal√°lt 281 Eredm√©nyek: ŅAcaso

  • ¬ŅAcaso Rahab, la prostituta, no fue justificada por las obras, cuando recibi√≥ a los mensajeros y les hizo tomar otro camino? (Santiago 2, 25)

  • ¬ŅAcaso brota el agua dulce y la amarga de una misma fuente? (Santiago 3, 11)

  • ¬ŅAcaso, hermanos, una higuera puede producir aceitunas, o higos una vid? Tampoco el mar puede producir agua dulce. (Santiago 3, 12)

  • ¬°Corazones ad√ļlteros! ¬ŅNo saben acaso que haci√©ndose amigos del mundo se hacen enemigos de Dios? Porque el que quiere ser amigo del mundo se hace enemigo de Dios. (Santiago 4, 4)

  • ¬Ņsaben acaso qu√© les pasar√° mana√Īa? Porque su vida es como el humo, que aparece un momento y luego se disipa. (Santiago 4, 14)


‚ÄúNunca v√° se deitar sem antes examinar a sua consci√™ncia sobre o dia que passou. Enderece todos os seus pensamentos a Deus, consagre-lhe todo o seu ser e tamb√©m todos os seus irm√£os. Ofere√ßa √† gl√≥ria de Deus o repouso que voc√™ vai iniciar e n√£o esque√ßa do seu Anjo da Guarda que est√° sempre com voc√™.‚ÄĚ S√£o Padre Pio de Pietrelcina