1. Palabra del Señor a mi señor: "¡Siéntate a mi derecha y ve cómo hago de tus enemigos la tarima de tus pies!"

2. Desde Sión extenderá el Señor el cetro de tu mando: domina en medio de tus enemigos.

3. "Tuyo es el principado desde el día de tu nacimiento; de mí en el monte sagrado tú has nacido; como nace el rocío de la aurora".

4. Juró el Señor y no ha de retractarse: "Tú eres para siempre sacerdote a la manera de Melquisedec".

5. A tu diestra está el Señor, aplasta a los reyes en el día de su cólera;

6. juzga a las naciones: está lleno de cadáveres, y de cabezas rotas a lo ancho de la tierra.

7. El bebe del torrente, en el camino, por eso levanta su cabeza.




“Menosprezai vossas tentações e não vos demoreis nelas. Imaginai estar na presença de Jesus. O crucificado se lança em vossos braços e mora no vosso coração. Beijai-Lhe a chaga do lado, dizendo: ‘Aqui está minha esperança; a fonte viva da minha felicidade. Seguro-vos, ó Jesus, e não me aparto de vós, até que me tenhais posto a salvo’”. São Padre Pio de Pietrelcina