5. Al ver que Saúl estaba muerto, también su escudero se echó sobre su espada y murió junto a él.




Livros sugeridos



“Não sejamos mesquinhos com Deus que tanto nos enriquece.” São Padre Pio de Pietrelcina