aaaaa

20. Pusiste una mancha sobre tu gloria y profanaste tu estirpe, atrayendo la ira sobre tus hijos, y haciéndoles deplorar tu locura:




“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina