0. ¡Aleluya!

1. Cuando Israel salió de Egipto, la casa de Jacob de un pueblo bárbaro,

2. se hizo Judá su santuario, Israel su dominio.

3. Lo vio la mar y huyó, retrocedió el Jordán,

4. los montes brincaron lo mismo que carneros, las colinas como corderillos.

5. Mar, ¿qué es lo que tienes para huir, y tú, Jordán, para retroceder,

6. montes, para saltar como carneros, colinas, como corderillos?

7. ¡Tiembla, tierra, ante la faz del Dueño, ante la faz del Dios de Jacob,

8. aquel que cambia la peña en un estanque, y el pedernal en una fuente!





“Dirás tu o mais belo dos credos quando houver noite em redor de ti, na hora do sacrifício, na dor, no supremo esforço duma vontade inquebrantável para o bem. Este credo é como um relâmpago que rasga a escuridão de teu espírito e no seu brilho te eleva a Deus”. São Padre Pio de Pietrelcina