1. Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Poema. De David.

2. Cuando los zifitas vinieron a decir a Saúl: «¿No está escondido David entre nosotros?»

3. ¡Oh Dios, sálvame por tu nombre, por tu poderío hazme justicia,

4. oh Dios, escucha mi oración, atiende a las palabras de mi boca!

5. Pues se han alzado contra mí arrogantes, rabiosos andan en busca de mi alma, sin tener para nada a Dios presente.

6. Mas ved que Dios viene en mi auxilio, el Señor con aquellos que sostienen mi alma.

7. ¡El mal recaiga sobre los que me asechan, Yahveh, por tu verdad destrúyelos!

8. De corazón te ofreceré sacrificios, celebraré tu nombre, porque es bueno,

9. porque de toda angustia me ha librado, y mi ojo se recreó en mis enemigos





“Que Maria sempre enfeite sua alma com as flores e o perfume de novas virtudes e coloque a mão materna sobre sua cabeça. Fique sempre e cada vez mais perto de nossa Mãe celeste, pois ela é o mar que deve ser atravessado para se atingir as praias do esplendor eterno no reino do amanhecer.” São Padre Pio de Pietrelcina