1. Observar la ley es hacer muchas ofrendas, atender a los mandamientos es hacer sacrificios de comunión.

2. Devolver favor es hacer oblación de flor de harina, hacer limosna es ofrecer sacrificios de alabanza.

3. Apartarse del mal es complacer al Señor, sacrificio de expiación apartarse de la injusticia.

4. No te presentes ante el Señor con las manos vacías, pues todo esto es lo que prescribe el mandamiento.

5. La ofrenda del justo unge el altar, su buen olor sube ante el Altísimo.

6. El sacrificio del justo es aceptado, su memorial no se olvidará.

7. Con ojo generoso glorifica al Señor, y no escatimes las primicias de tus manos.

8. En todos tus dones pon tu rostro alegre, con contento consagra los diezmos.

9. Da al Altísimo como él te ha dado a ti, con ojo generoso, con arreglo a tus medios.

10. Porque el Señor sabe pagar, y te devolverá siete veces más.

11. No trates de corromperle con presentes, porque no los acepta, no te apoyes en sacrificio injusto.

12. Porque el Señor es juez, y no cuenta para él la gloria de nadie.

13. No hace acepción de personas contra el pobre, y la plegaria del agraviado escucha.

14. No desdeña la súplica del huérfano, ni a la viuda, cuando derrama su lamento.

15. Las lágrimas de la viuda, ¿no bajan por su mejilla, y su clamor contra el que las provocó?

16. Quien sirve de buena gana, es aceptado, su plegaria sube hasta las nubes.

17. La oración del humilde las nubes atraviesa, hasta que no llega a su término no se consuela él.

18. Y no desiste hasta que vuelve los ojos el Altísimo, hace justicia a los justos y ejecuta el juicio.

19. Y el Señor no se tardará, ni tendrá con éstos más paciencia,

20. hasta no haber machacado los lomos de los sin entrañas, y haber tomado venganza de las naciones,

21. haber extirpado el tropel de los soberbios, y quebrado el cetro de los injustos,

22. hasta no haber pagado a cada cual según sus actos, las obras de los hombres según sus intenciones,

23. haber hecho justicia a su pueblo, y haberles dado contento con su misericordia.

24. Grata es la misericordia en tiempo de tribulación, como nubes de lluvia en tiempo de sequía.



Livros sugeridos


“Apóie-se, como faz Nossa Senhora, à cruz de Jesus e nunca lhe faltará conforto”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.