1. Dichoso el que es absuelto de pecado y cuya culpa le ha sido borrada.

2. Dichoso el hombre aquel a quien Dios no le nota culpa alguna y en cuyo espíritu no se halla engaño.

3. Hasta que no lo confesaba, se consumían mis huesos, gimiendo todo el día.

4. Tu mano día y noche pesaba sobre mí, mi corazón se transformó en rastrojo en pleno calor del verano.

5. Te confesé mi pecado, no te escondí mi culpa. Yo dije:" Ante el Señor confesaré mi falta". Y tú, tu perdonaste mi pecado, condonaste mi deuda.

6. Por eso el varón santo te suplica en la hora de la angustia. Aunque las grandes aguas se desbordasen, no lo podrán alcanzar.

7. Tú eres un refugio para mí, me guardas en la prueba, y me envuelves con tu salvación.

8. "Yo te voy a instruir, te enseñaré el camino, te cuidaré, seré tu consejero.

9. No sean como el caballo o como el burro faltos de inteligencia, cuyo ímpetu dominas con la rienda y el freno."

10. Muchos son los dolores del impío, pero al que confía en el Señor lo envolverá la gracia.

11. Buenos, estén contentos en el Señor, y ríanse de gusto; todos los de recto corazón, canten alegres.







“Dirás tu o mais belo dos credos quando houver noite em redor de ti, na hora do sacrifício, na dor, no supremo esforço duma vontade inquebrantável para o bem. Este credo é como um relâmpago que rasga a escuridão de teu espírito e no seu brilho te eleva a Deus”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.