aaaaa

17. Toda carne como un vestido envejece, pues ley eterna es: hay que morir.




“Seja modesto no olhar.” São Padre Pio de Pietrelcina