38. Él, el misericordioso, en vez de destruirlos, perdonaba sus faltas; muchas veces su cólera contuvo y no dejó correr todo su enojo;





“O amor nada mais é do que o brilho de Deus nos homens”. São Padre Pio de Pietrelcina