34. Cuando él los mataba, ellos lo buscaban, se arrepentían y volvían hacia él;





“Ouço interiormente uma voz que constantemente me diz: Santifique-se e santifique!” São Padre Pio de Pietrelcina