33. Él convierte los ríos en desierto, las fuentes de agua en tierra seca;





“Deus ama quem segue o caminho da virtude.” São Padre Pio de Pietrelcina