1. Al que teme al Señor ningún mal le sucede, aunque sufra una prueba, se verá librado.

2. El varón sabio no aborrece la ley, mas el que finge observarla es como nave en borrasca.

3. El hombre inteligente pone su confianza en la ley, la ley es para él digna de fe como un oráculo.

4. Prepara tu discurso, y serás así escuchado, concentra tu saber y responde.

5. Rueda de carro son las entrañas del necio, como eje que da vueltas, su razonamiento.

6. Caballo de remonta, así el amigo burlón, bajo todo el que lo monta relincha.

7. ¿Por qué un día es superior a otro, si toda la luz de cada día del año viene del sol?

8. En la mente del Señor fueron diferenciados, él hizo distintas estaciones y fiestas.

9. A unos los ensalzó y santificó, a otros los hizo días ordinarios.

10. Así todos los hombres vienen del suelo, de la tierra fue creado Adán.

11. Con su gran sabiduría los diferenció el Señor, e hizo distintos sus caminos.

12. A unos los bendijo y ensalzó, los santificó y los puso junto a sí; a otros los maldijo y humilló y los derribó de su puesto.

13. Como la arcilla del alfarero está en su mano, - y todos sus caminos en su voluntad -, así los hombres en la mano de su Hacedor, que a cada uno da según su juicio.

14. Frente al mal está el bien, frente a la muerte, la vida. Así frente al piadoso, el pecador.

15. Fíjate, pues, en todas las obras del Altísimo, dos a dos, una frente a otra.

16. También yo, el último, me he desvelado, como quien racima tras de los viñadores.

17. Por la bendición del Señor me he adelantado, y como viñador he llenado el lagar.

18. Mirad que no para mí solo me he afanado, sino para todos los que buscan la instrucción.

19. Escuchadme, grandes del pueblo, jefes de la asamblea, prestad oído.

20. A hijo y mujer, a hermano y amigo no des poder sobre ti en vida tuya. No des a otros tus riquezas, no sea que, arrepentido, tengas que suplicar por ellas.

21. Mientras vivas y haya aliento en ti, no te enajenes a ti mismo a nadie.

22. Pues es mejor que tus hijos te pidan, que no que tengas que mirar a los manos de tus hijos.

23. En todas tus obras muéstrate con dominio, no pongas mancha en tu gloria.

24. Cuando se acaben los días de tu vida, a la hora de la muerte, reparte tu herencia.

25. Al asno, forraje, palo y carga, al criado, pan, instrucción y trabajo.

26. Haz trabajar al siervo, y encontrarás descanso, deja libres sus manos, y buscará la libertad.

27. Yugo y riendas doblegan la cerviz, al mal criado torturas e inquisiciones.

28. Mándale trabajar para que no esté ocioso, que mucho mal enseñó la ociosidad.

29. Ponle trabajo como le corresponde, si no obedece, carga sus pies de grillos.

30. Pero no te sobrepases con nadie, no hagas nada sin equidad.

31. Si tienes un criado, sea como tú, porque con sangre lo adquiriste.

32. Si tienes un criado, trátale como hermano, porque has menester de él como de ti mismo.

33. Si le maltratas, y levantándose, se escapa, ¿por qué camino irás a buscarle?



Livros sugeridos


“Que Nossa Senhora aumente a graça em você e a faça digna do Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.