1. El que toca la pez, se mancha, el que convive con el orgulloso, se hará como él.

2. No tomes sobre ti carga pesada, con el más fuerte y rico que tú no convivas. ¿Por qué juntar cántaro con caldero? Este le chocará y aquél se romperá.

3. El rico agravia y encima se envalentona, el pobre es agraviado y encima ha de excusarse.

4. Si le eres útil, se servirá de ti, si eres torpe, te abandonará.

5. Si tienes algo, vivirá contigo, y te despojará sin fatigarse él.

6. ¿Ha menester de ti? Tratará de engañarte, te sonreirá y te dará esperanzas; buenas palabras te dará y dirá: «¿Qué te hace falta?»

7. Te avergonzará en sus festines, hasta despojarte dos, tres veces, y para terminar se burlará de ti. Después, si te ve, te dejará a un lado, y meneará la cabeza ante ti.

8. Guárdate de dejarte engañar, y de ser humillado por estúpido.

9. Cuando te llame un poderoso, quédate a distancia, que tanto más te llamará.

10. No te presentes por ti mismo, no sea que te rechace, ni te quedes muy lejos, para no pasar inadvertido.

11. No pretendas hablar con él de igual a igual, ni te fíes de sus muchas palabras. Que con su mucho hablar te pondrá a prueba, como quien pasa el rato, te examinará.

12. Despiadado es quien no guarda tus palabras, no te ahorrará ni golpes ni cadenas.

13. Observa y ponte bien en guardia, porque caminas junto a tu propia ruina.

15. Todo viviente ama a su semejante, y todo hombre a su prójimo.

16. Todo animal según su especie se une, a su semejante se adhiere el hombre.

17. ¿Cómo podrá convivir lobo con cordero? Así el pecador con el piadoso.

18. ¿Qué paz puede tener la hiena con el perro? ¿qué paz el rico con el indigente?

19. Caza de leones son los onagros en el desierto, así los pobres son presa de los ricos.

20. Abonimación para el orgulloso es la humilidad, así para el rico es abominación el pobre.

21. El rico que vacila es sostenido por sus amigos, al humilde que cae sus amigos le rechazan.

22. Cuando el rico resbala, muchos le toman en sus brazos, dice estupideces, y le justifican; resbala el humilde, y se le hacen reproches, dice cosas sensatas, y no se le hace caso.

23. Habla el rico, y todos se callan, y exaltan su palabra hasta las nubes. Habla el pobre y dicen: «¿Quién es éste?» y si se equivoca, se le echa por tierra.

24. Buena es la riqueza en la que no hay pecado, mala la pobreza al decir del impío.

25. El corazón del hombre modela su rostro tanto hacia el bien como hacia el mal.

26. Signo de un corazón dichoso es un rostro alegre, la invención de proverbios es penoso ejercicio.



Livros sugeridos


“Que Jesus reine sempre soberano no seu coração e o faça cada vez mais digno de seus divinos dons.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.