1. Hijos de Isacar: Tolá, Puá, Yasub, Simrón: cuatro.

2. Hijos de Tolá: Uzí, Refaías, Yeriel, Yajmay, Yibsam y Samuel, jefe de las casas paternas de Tolá. Su número, en los días de David, era, según sus genealogías, de veintidós mil seiscientos, valientes guerreros. Hijos de Uzí: Yizrajías.

3. Hijos de Yizrajías: Miguel, Abdías, Joel, Yisías: en total cuatro jefes.

4. Tenían el cargo según sus genealogías, de mantener tropas de guerra con hombres armados en número de treinta y seis mil; pues tenían muchas mujeres e hijos.

5. Sus hermanos, de todas las familias de Isacar, eran ochenta y siete mil esforzados guerreros, inscritos todos ellos en las genealogías.

6. Hijos de Benjamín: Bela, Béker, Yedaiel: tres.

7. Hijos de Bela: Esbón, Uzí, Uzziel, Yerimot e Irí: cinco jefes de las casas paternas, esforzados guerreros, inscritos en las genealogías en número de veintidós mil treinta y cuatro.

8. Hijos de Béker: Zamirá, Joás, Eliezar, Elyoneay, Omrí, Yeremot, Abías, Anatot y Alemet; todos éstos, hijos de Béker.

9. Estaban inscritos según sus linajes y los jefes de sus casas paternas tenían veinte mil doscientos guerreros esforzados.

10. Hijos de Jedaiel: Bilán. Hijos de Bilán: Jeús, Benjamín, Ehúd, Kemaná, Zefán, Tarsís y Ajisajar.

11. Todos éstos fueron hijos de Jedaiel, cabezas de familia, esforzados guerreros, en número de diecisiete mil doscientos, aptos para la milicia y la guerra.

12. Supim y Jupim, hijos de Ir; Jusin, otro hijo suyo.

13. Hijos de Neftalí: Jaijasiel, Gumí, Jeser, Salum, hijos de Bilá.

14. Hijos de Manasés: Asriel, que le dio a luz su concubina aramea. Esta le dio también a luz a Maquir, padre de Galaad.

15. Maquir tomó una mujer para Jupim y para Supim, y el nombre de su hermana era Maaca. El nombre del segundo era Selofjad; Selofjad tuvo hijas:

16. Maaca, mujer de Maquir, dio a luz un hijo, a quien llamó Fares. Su hermano se llamaba Seres y sus hijos Ulam y Requem.

17. Hijos de Ulam: Bedan. Estos son los hijos de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés.

18. Su hermana, Amoleket, dio a luz a Isjod, Abiézer y Majlá.

19. Los hijos de Semidá fueron: Ajyam, Sique, Liqjí y Anian.

20. Hijos de Efraím: Sutélaj, Bered, su hijo; Tájat, su hijo; Zabad, su hijo; Sutélaj, su hijo; Ezer y Elad.

21. A estos dos los hombres de Gat los mataron, pues habían bajado a apoderarse de sus ganados.

22. Su padre Efraím los lloró durante muchos días y sus hermanos vinieron a consolarlo.

23. Después se unió a su esposa, que quedó embarazada y le dio un hijo, a quien llamó Beriá, porque la desgracia estaba en su casa.

24. Hija suya fue Será, que edificó Betorón de arriba y de abajo y Ulen-Será.

25. Refaj, hijo suyo; Resef, hijo suyo; Telaj, hijo suyo; Tajan, hijo suyo;

26. Laedán, hijo suyo;Ammihud, hijo suyo; Elisamá, hijo suyo;

27. Nun, hijo suyo; Josué, hijo suyo.

28. Tenían propiedades y habitaban en Betel y sus aldeas anexas, en Narán, hacia el oriente, en Guézer y sus aldeas anexas, hacia el occidente, en Siquem y sus aldeas, hasta Acyá y sus aldeas.

29. Y en manos de los hijos de Manasés estaban Betsan y sus aldeas anexas, Meguidó y sus aldeas, Dor y sus aldeas. En ellas habitaron los hijos de José, hijo de Israel.

30. Hijos de Aser: Yimmá, Yisvá, Yisví, Beriá, y Seraj, hermana de éstos.

31. Hijos de Beriá:

32. Jéber y Malkiel, el cual fue padre de Birzavit. Jeber engendró a Jaflet, Semer, Jotam y Suá, hermana de ellos.

33. Hijos de Jaflet: Pasak, Zimhal y Asvat. Estos son los hijos de Jaflet.

34. Hijos de Semer: Ají, Roegá, Jubá y Aran.

35. Hijos de Hélem, su hermano: Sofaj, Yimmá, Seles y Amal.

36. Hijos de Sofaj: Suaj, Jarnefer, Sual, Berí y Yimrá;

37. Béser, Hob, Sammá, Silsá, Yitrán y Beerá.

38. Hijos de Yeter: Yefunné, Pispá y Ará.

39. Hijos de Ulá: Araj, Janiel y Risías.

40. Todos éstos fueron hijos de Aser, jefes de familia, gente escogida, esforzados guerreros, jefes de príncipes. En los registros genealógicos estaban inscritos en número de veintiseis mil hombres, aptos para la milicia y la guerra.



Livros sugeridos


“No tumulto das paixões terrenas e das adversidades, surge a grande esperança da misericórdia inexorável de Deus. Corramos confiantes ao tribunal da penitência onde Ele, com ansiedade paterna, espera-nos a todo instante.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.