4. Entonces las aguas nos habrían arrollado y el torrente, pasado por encima,





“Comunguemos com santo temor e com grande amor.” São Padre Pio de Pietrelcina