2. Señor, no me reprendas en tu ira, ni me castigues si estás enojado.

3. Ten compasión de mí que estoy sin fuerzas; sáname pues no puedo sostenerme.

4. Aquí estoy sumamente perturbado, y tú, Señor, ¿hasta cuándo?...

5. Vuélvete a mí, Señor, salva mi vida, y líbrame por tu gran compasión.

6. Pues, ¿quién se acordará de ti entre los muertos? ¿Quién te alabará donde reina la muerte?

7. Extenuado estoy de tanto gemir, cada noche empapo mi cama y con mis lágrimas inundo mi lecho.

8. Mis ojos se consumen de tristeza, he envejecido al ver tantos enemigos.

9. Aléjense de mí, ustedes malvados, porque el Señor oyó la voz de mi llanto.

10. El Señor atendió mi súplica, el Señor recogió mi oración.

11. ¡Que todos mis contrarios se confundan, y no puedan reponerse, que en un instante se corran, llenos de vergüenza!





“O sábio elogia a mulher forte dizendo: os seu dedos manejaram o fuso. A roca é o alvo dos seus desejos. Fie, portanto, cada dia um pouco. Puxe fio a fio até a execução e, infalivelmente, você chegará ao fim. Mas não tenha pressa, pois senão você poderá misturar o fio com os nós e embaraçar tudo.” São Padre Pio de Pietrelcina