13. Y atardeció y amaneció: fue el día Tercero.





“O amor nada mais é do que o brilho de Deus nos homens”. São Padre Pio de Pietrelcina