13. Y atardeció y amaneció: fue el día Tercero.




Visite nossa livraria



“Não se fixe voluntariamente naquilo que o inimigo da alma lhe apresenta.” São Padre Pio de Pietrelcina