13. Y atardeció y amaneció: fue el día Tercero.





O maldito “eu” o mantém apegado à Terra e o impede de voar para Jesus. São Padre Pio de Pietrelcina