18. volverá su rostro a la oración del despojado, su oración no despreciará.





“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina