2. Grande es el Señor y muy digno de alabanzas, en la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo

3. de hermosa altivez, alegría de toda la tierra. ¡Monte Sión, morada divina, ciudad del Gran Rey!

4. Dentro de sus torreones está Dios, se ha revelado como su baluarte.

5. Los reyes se habían unido, y juntos avanzaban, hasta que la vieron... y quedaron pasmados, presas de pánico, se dieron a la fuga.

7. Allí mismo los agarró un temblor, un escalofrío como de mujer en parto;

8. así es como el viento del oriente estrella a los navíos de Tarsis.

9. Tal como lo oímos, así lo vimos en la ciudad del Señor Sabaot, en la ciudad de nuestro Dios: él la ha asentado para siempre.

10. Oh Dios, recordamos tus favores en los patios de tu Templo;

11. que iguale, oh Dios, tu alabanza a tu nombre, y alcance los confines de la tierra.

12. Impone tu diestra tu justicia; se alegra el monte Sión; los pueblos de Judá saltan de gozo al presenciar tus juicios.

13. Recorran Sión y den la vuelta, cuenten sus torres 14. y contemplen sus defensas recorran uno a uno sus palacios; y digan a las nuevas generaciones:

15. ¡así es nuestro Dios! Nuestro Dios por los siglos de los siglos, él nos conducirá.





“O sábio elogia a mulher forte dizendo: os seu dedos manejaram o fuso. A roca é o alvo dos seus desejos. Fie, portanto, cada dia um pouco. Puxe fio a fio até a execução e, infalivelmente, você chegará ao fim. Mas não tenha pressa, pois senão você poderá misturar o fio com os nós e embaraçar tudo.” São Padre Pio de Pietrelcina