17. ¿Por qué miráis celosos, oh montes encrestados, el monte en que Dios quiere morar, en el que el Señor por siempre morará?





“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina