1. ¡Aleluya! Alabad al Señor desde los cielos, alabadlo en las alturas;

2. alabadlo, todos sus ángeles; alabadlo, todos sus ejércitos;

3. alabadlo, sol y luna, alabadlo, todas las estrellas luminosas;

4. alabadlo, cielos de los cielos y aguas que estáis por encima de los cielos;

5. alaben el nombre del Señor, porque él lo mandó y fueron creados;

6. él los fijó para siempre jamás, puso unas leyes que nunca cambiarán.

7. Alabad al Señor desde la tierra, monstruos marinos y todos los abismos,

8. fuego y granizo, nieve y bruma, viento de tempestad que ejecuta sus órdenes,

9. montañas y todas las colinas, árboles frutales y todos los cedros,

10. bestias salvajes y todos los ganados, reptiles y pájaros que vuelan,

11. reyes del mundo y pueblos todos, príncipes y todos los jueces de la tierra,

12. jóvenes y también doncellas, los viejos a una con los niños;

13. que todos alaben el nombre del Señor, porque su nombre es sublime, sólo él; su majestad domina los cielos y la tierra.

14. Él ha realzado el poder de su pueblo, orgullo para todos sus amigos, para Israel, su pueblo íntimo. ¡Aleluya!





“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina