1. Salmo de David cuando huía de su hijo Absalón

2. Señor, cuán numerosos son mis opresores, cuántos los que se alzan contra mí,

3. cuántos los que dicen de mi vida: "Ya ni Dios lo salva".

4. Mas tú, Señor, eres mi escudo, tú eres mi gloria, tú alzas mi cabeza.

5. Mi clamor levanto hacia el Señor, y él me atiende desde su santo monte.

6. Yo me acuesto, me duermo y me despierto: el Señor es mi apoyo.

7. No temo a los hombres sin cuento que por doquier se apostan contra mí.

8. Levántate, Señor; sálvame, Dios mío. Tú das de bofetadas a todos mis enemigos y rompes los dientes a los malhechores.

9. En ti, Señor, está la salvación: caiga tu bendición sobre tu pueblo.





“Quando ofendemos a justiça de Deus, apelamos à Sua misericórdia. Mas se ofendemos a Sua misericórdia, a quem podemos apelar? Ofender o Pai que nos ama e insultar quem nos auxilia é um pecado pelo qual seremos severamente julgados.” São Padre Pio de Pietrelcina