28. Pero tú siempre el mismo, no tienen fin tus años.





“Como é belo esperar!” São Padre Pio de Pietrelcina