Fundar 174 Resultados para: Juan

  • Juan quiso disuadirlo y le dijo: «¿Tú vienes a mí? Soy yo quien necesita ser bautizado por ti.» (Evangelio según San Mateo 3, 14)

  • Jesús le respondió: «Deja que hagamos así por ahora. De este modo respetaremos el debido orden.» Entonces Juan aceptó. (Evangelio según San Mateo 3, 15)

  • Cuando Jesús oyó que Juan había sido encarcelado, se retiró a Galilea. (Evangelio según San Mateo 4, 12)

  • Más adelante vio a otros dos hermanos: Santiago, hijo de Zebedeo, con su hermano Juan; estaban con su padre en la barca arreglando las redes. Jesús los llamó, (Evangelio según San Mateo 4, 21)

  • Entonces se le acercaron los discípulos de Juan y le preguntaron: «Nosotros y los fariseos ayunamos en muchas ocasiones, ¿por qué tus discípulos no ayunan?» (Evangelio según San Mateo 9, 14)

  • Estos son los nombres de los doce apóstoles: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago, hijo de Zebedeo, y su hermano Juan; (Evangelio según San Mateo 10, 2)

  • Juan, que estaba en la cárcel, oyó hablar de las obras de Cristo, por lo que envió a sus discípulos (Evangelio según San Mateo 11, 2)

  • Jesús les contestó: «Vayan y cuéntenle a Juan lo que ustedes están oyendo y viendo: (Evangelio según San Mateo 11, 4)

  • Una vez que se fueron los mensajeros, Jesús comenzó a hablar de Juan a la gente: «Cuando ustedes fueron al desierto, ¿qué iban a ver? ¿Una caña agitada por el viento? (Evangelio según San Mateo 11, 7)

  • Yo se lo digo: de entre los hijos de mujer no se ha manifestado uno más grande que Juan Bautista, y sin embargo el más pequeño en el Reino de los Cielos es más que él. (Evangelio según San Mateo 11, 11)

  • Desde los días de Juan Bautista hasta ahora el Reino de Dios es cosa que se conquista, y los más decididos son los que se adueñan de él. (Evangelio según San Mateo 11, 12)

  • Hasta Juan, todos los profetas y la Ley misma se quedaron en la profecía. (Evangelio según San Mateo 11, 13)


“Por que a tentação passada deixa na alma uma certa perturbação? perguntou um penitente a Padre Pio. Ele respondeu: “Você já presenciou um tremor de terra? Quando tudo estremece a sua volta, você também é sacudido; no entanto, não necessariamente fica enterrado nos destroços!” São Padre Pio de Pietrelcina