Fundar 174 Resultados para: Juan

  • Un día estaban ayunando los discípulos de Juan el Bautista y los fariseos. Algunas personas vinieron a preguntar a Jesús: «Los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan; ¿por qué no lo hacen los tuyos?» (Evangelio según San Marcos 2, 18)

  • Santiago y su hermano Juan, hijos de Zebedeo, a quienes puso el sobrenombre de Boanerges, es decir, hijos del trueno; (Evangelio según San Marcos 3, 17)

  • Pero no dejó que lo acompañaran más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. (Evangelio según San Marcos 5, 37)

  • El rey Herodes oyó hablar de Jesús, ya que su nombre se había hecho famoso. Algunos decían: «Este es Juan el Bautista, que ha resucitado de entre los muertos, y por eso actúan en él poderes milagrosos.» (Evangelio según San Marcos 6, 14)

  • Herodes, por su parte, pensaba: «Debe de ser Juan, al que le hice cortar la cabeza, que ha resucitado.» (Evangelio según San Marcos 6, 16)

  • En efecto, Herodes había mandado tomar preso a Juan y lo había encadenado en la cárcel por el asunto de Herodías, mujer de su hermano Filipo, con la que se había casado. (Evangelio según San Marcos 6, 17)

  • Pues Juan le decía: «No te está permitido tener a la mujer de tu hermano.» (Evangelio según San Marcos 6, 18)

  • pues Herodes veía que Juan era un hombre justo y santo, y le tenía respeto. Por eso lo protegía, y lo escuchaba con gusto, aunque quedaba muy perplejo al oírlo. (Evangelio según San Marcos 6, 20)

  • Salió ella a consultar a su madre: «¿Qué pido?» La madre le respondió: «La cabeza de Juan el Bautista.» (Evangelio según San Marcos 6, 24)

  • Inmediatamente corrió a donde estaba el rey y le dijo: «Quiero que ahora mismo me des la cabeza de Juan el Bautista en una bandeja.» (Evangelio según San Marcos 6, 25)

  • Ordenó, pues, a un verdugo que le trajera la cabeza de Juan. Este fue a la cárcel y le cortó la cabeza. (Evangelio según San Marcos 6, 27)

  • Cuando la noticia llegó a los discípulos de Juan, vinieron a recoger el cuerpo y lo enterraron. (Evangelio según San Marcos 6, 29)


“O meu passado, Senhor, à Tua misericórdia. O meu Presente, ao Teu amor. O meu futuro, à Tua Providência.” São Padre Pio de Pietrelcina