1. Con tres cosas me adorno y me presento bella ante el Señor y ante los hombres: concordia entre hermanos, amistad entre prójimos, y marido y mujer bien avenidos.

2. Mas tres clases de gente odia mi alma, y su vida de indignación me llena: pobre altanero, rico mentiroso, y viejo adúltero, falto de inteligencia.

3. Si en la juventud no has hecho acopio, ¿cómo vas a encontrar en tu vejez?

4. ¡Qué bien sienta el juicio a las canas, a los ancianos el tener consejo!

5. ¡Qué bien parece la sabiduría en los viejos, la reflexión y el consejo en los ilustres!

6. Corona de los viejos es la mucha experiencia, su orgullo es el temor del Señor.

7. Nueve cosas que imagino tengo por felices en mi corazón, y una décima la diré con mi lengua: el hombre que recibe de sus hijos contento, que ve, en vida, la caída de sus enemigos.

8. Feliz quien vive con mujer juiciosa, quien no ara con un buey y un asno, quien no se desliza con su lengua, quien no sirve a amo indigno de él;

9. feliz quien ha encontrado la prudencia, y quien la expone a oídos que escuchan.

10. ¡Qué grande el que ha encontrado la sabiduría! Mas no aventaja a quien teme al Señor.

11. El temor del Señor sobresale por encima de todo, el que lo posee, ¿a quién es comparable?

13. ¡Cualquier herida, pero no herida del corazón! ¡cualquier maldad, pero no maldad de mujer!

14. ¡Cualquier desgracia, pero no desgracia de parte de adversarios! ¡cualquier venganza, pero no venganza de enemigos!

15. No hay veneno como veneno de serpiente, ni furia como furia de enemigo.

16. Prefiero convivir con león o dragón a convivir con mujer mala.

17. La maldad de la mujer desfigura su semblante, oscurece su rostro como un oso.

18. En medio de sus vecinos se sienta su marido, y sin poder contenerse suspira amargamente.

19. Toda malicia es poca junto a la malicia de mujer, ¡que la suerte del pecador caiga sobre ella!

20. Cuesta arenosa bajo los pies de un viejo, así es la mujer habladora para un marido pacífico.

21. No te dejes llevar por belleza de mujer, por mujer no te apasiones.

22. Blanco de ira, de deshonra y gran vergüenza, eso es la mujer que mantiene a su marido.

23. Corazón abatido, rostro sombrío, herida del corazón eso es la mujer mala. Manos caídas y rodillas paralizadas, eso es la que no hace feliz a su marido.

24. Por la mujer fue el comienzo del pecado, y por causa de ella morimos todos.

25. No des salida al agua, ni a mujer mala libertad de hablar.

26. Si no camina como marca tu mano, de tu carne córtala.



Livros sugeridos


“Como Jesus, preparemo-nos a duas ascensões: uma ao Calvário e outra ao Céu. A ascensão ao Calvário, se não for alegre, deve ao menos ser resignada!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.