1. ¡Aleluya! Alabad al Señor en su santuario, alabadlo en su majestuoso firmamento,

2. alabadlo por sus grandes hazañas, alabadlo por su inmensa grandeza,

3. alabadlo al son de las trompetas, alabadlo con la cítara y el arpa,

4. alabadlo con danzas y tambores, alabadlo con cuerdas y con flautas,

5. alabadlo con címbalos sonoros, alabadlo con címbalos vibrantes.

6. Que alabe al Señor todo cuanto vive. ¡Aleluya!





“No tumulto das paixões terrenas e das adversidades, surge a grande esperança da misericórdia inexorável de Deus. Corramos confiantes ao tribunal da penitência onde Ele, com ansiedade paterna, espera-nos a todo instante.” São Padre Pio de Pietrelcina