20. Reprende públicamente a los que no cumplen con su obligación, para que sirva de escarmiento a los demás.




“O homem sem Deus é um ser mutilado”. São Padre Pio de Pietrelcina