1. Por segunda vez fue dirigida la palabra de Yahveh a Jonás en estos términos:





“O homem sem Deus é um ser mutilado”. São Padre Pio de Pietrelcina