14. tú las cabezas de Leviatán despedazaste para hacer de ellas pasto de los monstruos marinos;




“De todos os que vierem pedir meu auxílio, nunca perderei nenhum!” São Padre Pio de Pietrelcina