1. Al maestro de coro. Para instrumento de cuerda. Maskil de David.

2. Cuando los cifeos vinieron a decir a Saúl que David estaba escondido entre ellos

3. Oh Dios, sálvame por tu nombre, por tu poder hazme justicia.

4. Oh Dios, escucha mi oración, atiende a las palabras de mi boca;

5. pues se ha alzado contra mí una gente extraña, unos tiranos me persiguen a muerte, y para ellos Dios no cuenta nada.

6. Pero Dios viene en mi auxilio, el Señor es el único apoyo de mi vida;

7. que caiga su maldad sobre los que me espían, destrúyelos, Señor, por tu fidelidad.

8. Te ofreceré sacrificios de todo corazón y ensalzaré tu nombre, Señor, porque eres bueno,

9. porque me has librado de todas mis angustias y he visto la derrota de mis enemigos.




“Subamos sem nos cansarmos, sob a celeste vista do Salvador. Distanciemo-nos das afeições terrenas. Despojemo-nos do homem velho e vistamo-nos do homem novo. Aspiremos à felicidade que nos está reservada.” São Padre Pio de Pietrelcina