1. Canto de peregrinación. En mi aflicción invoqué al Señor , y él me respondió.

2. ¡Líbrame, Señor, de los labios mentirosos y de la lengua traicionera.

3. ¿Con qué te castigará el Señor, lengua traicionera?

4. Con flechas afiladas de guerrero y con brasas de retama.

5. ¡Ay de mí, que estoy desterrado en Mésec, y vivo en los campamentos de Quedar!

6. Mucho tiempo he convivido con los que odian la paz.

7. Cuando yo hablo de paz, ellos declaran la guerra.





“É difícil tornar-se santo. Difícil, mas não impossível. A estrada da perfeição é longa, tão longa quanto a vida de cada um. O consolo é o repouso no decorrer do caminho. Mas, apenas restauradas as forças, é necessário levantar-se rapidamente e retomar a viagem!” São Padre Pio de Pietrelcina