Fondare 458 Risultati per: cosas

  • Tomó consigo a Saray, su mujer, y a Lot, su sobrino, con todas las cosas que poseía y los esclavos adquiridos en Jarán. Y se pusieron en camino hacia la tierra de Canaán. Llegaron a Canaán, y (Génesis 12, 5)




  • Has registrado todos mis enseres, y ¿qué has encontrado de las cosas de tu casa? Ponlo aquí delante de nuestros hermanos y que ellos juzguen entre nosotros dos. (Génesis 31, 37)

  • Moisés vino, llamó a los ancianos del pueblo y les expuso todas estas cosas que el Señor le había ordenado. (Exodo 19, 7)

  • Y si no hace ninguna de estas tres cosas, la esclava podrá irse sin rescate, sin pagar nada. (Exodo 21, 11)

  • Pero si no se lo encuentra, el dueño de la casa comparecerá ante Dios y jurará que no ha puesto la mano en las cosas de su prójimo. (Exodo 22, 7)

  • Santificadas así todas las cosas, serán santísimas, y todo cuanto las toque quedará santificado. (Exodo 30, 29)

  • o encuentra cosas perdidas y las niega, o si jura en falso en alguna de aquellas cosas en que suele pecar el hombre; (Levítico 5, 22)




  • en una palabra, si peca y se hace culpable, restituirá cuanto haya robado o defraudado, el depósito que le ha sido confiado, las cosas que ha encontrado (Levítico 5, 23)

  • "Di a Aarón y a sus hijos que se santifiquen con las cosas santas de los israelitas y no profanen mi santo nombre: yo, el Señor. (Levítico 22, 2)

  • Ningún descendiente de Aarón que tenga lepra o derrame de semen podrá comer de las cosas santas antes de su purificación. El que haya tocado un objeto contaminado por contacto con un cadáver, el que haya tenido derrame de semen, (Levítico 22, 4)

  • el que haya tenido alguno de estos contactos, será impuro hasta la tarde; no podrá comer de las cosas santas si primero no ha lavado su cuerpo con agua. (Levítico 22, 6)

  • Después de la puesta del sol será puro y podrá comer de las cosas consagradas, porque son su comida. (Levítico 22, 7)




“Todas as pessoas que escolhem a melhor parte (viver em Cristo) devem passar pelas dores de Cristo; algumas mais, algumas menos…” São Padre Pio de Pietrelcina