5. en su lecho, sólo piensa hacer el mal, se obstina en el camino del crimen y no reprueba al malvado.





“Viva feliz. Sirva ao Senhor alegremente e com o espírito despreocupado.” São Padre Pio de Pietrelcina