1. ¡Aleluya! ¡Alaben, servidores del Señor, alaben el nombre del Señor!

2. ¡Bendito sea el nombre del Señor ahora y para siempre!

3. ¡De donde sale el sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor!

4. ¡El Señor domina a todas las naciones, su gloria está por encima de los cielos!

5. ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios, que se sienta en las alturas, pero que se inclina para ver los cielos y la tierra?

7. Al pobre lo recoge desde el polvo, de la mugre retira al desvalido,

8. para darle un asiento entre los nobles, con los grandes de su pueblo.

9. Da un hogar a la mujer estéril, ahora feliz madre de sus hijos.





“Menosprezai vossas tentações e não vos demoreis nelas. Imaginai estar na presença de Jesus. O crucificado se lança em vossos braços e mora no vosso coração. Beijai-Lhe a chaga do lado, dizendo: ‘Aqui está minha esperança; a fonte viva da minha felicidade. Seguro-vos, ó Jesus, e não me aparto de vós, até que me tenhais posto a salvo’”. São Padre Pio de Pietrelcina