1. ¡Alaben al Señor en todas las naciones, y festéjenlo todos los pueblos!

2. Pues su amor hacia nosotros es muy grande, y la lealtad del Señor es para siempre.





“Subamos sem nos cansarmos, sob a celeste vista do Salvador. Distanciemo-nos das afeições terrenas. Despojemo-nos do homem velho e vistamo-nos do homem novo. Aspiremos à felicidade que nos está reservada.” São Padre Pio de Pietrelcina